Los videojuegos como elemento de evasión

Hay mucha gente a la que le gusta jugar a los videojuegos porque demuestran su habilidad frente a una CPU u otras personas (en el caso del multijugador). Otros los utilizan para simular situaciones que mejoran la capacidad de reacción ante esas situaciones poco probables o desconocidas (simuladores de avión o F1). Pero, sin duda, uno de los usos más extendidos de los videojuegos es el del entretenimiento, jugar para conocer otros mundos e historias.

Esto se puede volver peligroso si se deja de lado el mundo real hasta el extremo de los denominados hikikomori (personas que no salen de su habitación, no se relacionan con sus familias ni amigos y se convierten en una carga familiar), pero también puede ser algo beneficioso, ya que se convierten en un elemento evasivo de la realidad.

En este sentido, y sin querer denotar con ello nada ofensivo, una persona con muchos problemas en la vida real juega a los videojuegos porque así se olvida de ellos, se siente cómodo en un mundo que controla. En estos casos, la gente usa los videojuegos para desconectar, como una herramienta terapéutica para ellos que les ayuda a relajarse e incluso a crear amistades.

Los videojuegos, como cualquier tecnología, pueden tener consecuencias negativas (y positivas), pero no lo llevemos al extremo de la demonización.

El ocio digital, como parte de la cultura y del entretenimiento que es, posee este elemento evasivo que puede llevar a consumir o absorber a una persona, pero en otros ámbitos culturales ocurre lo mismo y no se culpa a esa industria.

El cine o la literatura tienen el mismo componente, ya que abstrae a la persona y la introduce en el mundo creado por el autor o director de la obra. A mediados del siglo XX se utilizaba el cine y posteriormente la televisión como elemento evasivo de los problemas reales, otras veces, como instrumento propagandístico (como ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial). Hoy en día, el fútbol, por ejemplo, se utiliza para “atontar” a las masas en materia política.

Mucha gente critica y demoniza a os videojuegos sin tener conocimiento de lo que son, y a la vez elogia la cultura del cine o la literatura. Sin embargo, las tres materias van más unidas de lo que se piensa. Como todo, lo más importante es el uso que hacen las personas de ellas.

2 Comentarios

  1. Vicente chavalos 26 marzo, 2016 · 17:55  Responder

    No puedo estar mas de acuerdo con esta reseña, es justamente lo que le digo a mi madre cuando se queja de mi padre cuando juega muchos videojuegos o cuando se enoja con mis amigos por ser mas viciosos que yo (Y) Que bueno que no sea el unico que piensa/escribe/habla sobre los videojuegos como evasion y su relacion con las artes tipo literarura y cine!!!!

    • Daniel Núñez 27 marzo, 2016 · 4:24  Responder

      ¡Muchas gracias Vicente! Es algo que hay que reivindicar dentro de la sociedad. Mucha gente piensa que los videojuegos son algo infantil o negativo para el desarrollo intelectual de las personas cuando es un elemento cultural más. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *