La retrocompatibilidad en las consolas

La retrocompatibilidad consiste en que un juego antiguo, de consolas anteriores, funcione en una consola de una generación más moderna. Algunos ejemplos son el caso de PlayStation 2 con los juegos de PlayStation (PSX), en las que metemos un juego de ésta última y podemos jugar perfectamente en una PS2. Esta característica, que era tan habitual en las primeras consolas actualmente se ha perdido de una forma u otra.

Gran parte del éxito de PlayStation 2 fue por su capacidad para reproducir DVD, ya que en aquella época adquirir un sistema DVD era algo carísimo. Así que, mucha gente optaba por comprar una PS2 para así, además de tener una videoconsola, se hacían con un reproductor DVD y de paso jugar al extenso catálogo de su predecesora, PlayStation. Jugar a los juegos de la generación anterior en la nueva consola hacía que se suavizaran texturas y se redujesen los tiempos de carga.

Con PlayStation 3 esto cambió, aunque algunas pocas unidades del primer modelo de PS3 sí que eran retrocompatibles con PS2, Sony apostó por cambiar la política.

Todavía me acuerdo de la época en la que cogías una GameBoy Color y podías introducir perfectamente los cartuchos de la GameBoy original, es decir, tenías muchísimos más juegos a los que poder jugar en esa consola, ya que tenías los nuevos que iban lanzando y los que se habían quedado para la anterior. Lo mismo sucedía con la Game Boy Advance, una de mis favoritas, porque te permitía correr todos los cartuchos en los que ponía GameBoy.

Nintendo ha sido una de las compañías que más atención ha prestado al tema de la retrocompatibilidad haciendo que su nuevo sistema sea, habitualmente, retrocompatible con el anterior, o incluso con dos generaciones anteriores. (Caso de Nintendo DS). Eso era genial, tan sólo había que introducir el juego darle al botón de encendido y ¡a jugar!

Este tipo de retrocompatibilidades del que hemos hablado anteriormente se les denomina retrocompatibilidad física.

Con PlayStation 4, al igual que con su predecesora,  no puedes coger un juego de la consola anterior y ponerte a jugar porque dice “disco no reconocido”. Esto supuestamente se debe porque a nivel de hardware no puede hacerlo porque no tiene ningún componente de PlayStation 3, entonces, lo que estamos viendo muchísimo son remasterizaciones, ediciones HD y cosas de este tipo. Se nos vende el juego una, otra y otra vez con pequeñas mejoras.

Xbox One salió al mercado sin ser retrocompatible con su anterior generación, pero desde la actualización lanzada en noviembre de 2015, ya es retrocompatible con ellos. Esto lo consigue a través de la emulación, no tiene un 360 en su interior ni componentes suyos, pero el disco sirve como una llave para abrir una copia digital. De este modo, insertas un disco y desde la store se te descarga una copia digital.

GameCube no fue retrocompatible con Nintendo 64, por el mero hecho de que cambiaba el formato, de cartuchos a mini discos ópticos. Pero con Wii sí que lo lograron incluir, de hecho, se podían utilizar hasta cuatro mandos de GameCube y sus tarjetas de memoria. Con Wii U han hecho una cosa similar, puedes utilizar un juego de Wii y que Wii U lo emule., no utiliza la retrocompatibilidad física pero sí la emulación.

Respecto a las portátiles de esta generación, Nintendo vuelve a hacer físicamente retrocompatibles sus cartuchos y en una Nintendo 3DS se pueden jugar al extenso y variado catálogo de DS. Por contra, PS Vita no lo es, ya que PSP utiliza discos físicos UMD, y Vita utiliza unos cartuchos chiquititos.

Por el tipo de formato no pueden ser retrocompatibles, pero en Japón existe el UMD Passport, que reconoce en la PSP que eres el propietario del juego y ya en PS Vita, dentro de la Store te permite adquirirlo a un precio reducido. Los juegos adquiridos en la store mediante PSP sí que se pueden volver a descargar en Vita.

Hay diferentes formas de conseguir a retrocompatibilidad, a través del hardware (que la consola tenga montada dentro una consola de generación anterior), mediante emulación (que los juegos físicos sirvan de llaves para poder descargar una copia digital) o a través de una tienda digital (a veces a precios desorbitados).

¿Qué opción es la que más os gusta a vosotros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *